viernes 29 de septiembre de 2023 - Edición Nº347

Nutrición | 2 feb 2023

Potencia tu composición corporal

Magnesio, el nutriente que acelera el metabolismo, colabora en la recuperación muscular y protección cardiaca.

Cómo reforzar el magnesio, y por qué es tan importante este nutriente en nuestro organismo.


Por: Médicos Consultores

Muchos sugieren que síntomas como problemas para dormir, músculos tensos y poca energía son signos de que se tiene una deficiencia y que uno debería tomar un suplemento de magnesio.

Resulta que muchos de nosotros probablemente tengamos una deficiencia de magnesio.

Según algunas investigaciones, la mayoría de la gente no consume la cantidad recomendada de magnesio para satisfacer las necesidades del cuerpo.

También se estima que en los países desarrollados, entre el 10 y 30% de la población tiene una ligera deficiencia de magnesio.

El magnesio es uno de los muchos micronutrientes que el cuerpo necesita para mantenerse saludable.

Es esencial para ayudar a más de 300 enzimas a llevar a cabo numerosos procesos químicos en el cuerpo, incluidos aquellos que producen proteínas, fortalecen los huesos, controlan el azúcar en la sangre y la presión arterial y mantienen los músculos y nervios saludables.

El magnesio también actúa como un conductor eléctrico que ayuda al corazón a latir y a contraer los músculos.

Teniendo en cuenta la importancia del magnesio para el cuerpo, si no estás obteniendo la cantidad suficiente, esa carencia te puede causar una variedad de problemas de salud.

Por será clave la identificación de estos síntomas, y reforzar el magnesio tanto desde una alimentación saludable y equilibrada, como también desde la suplementación del mismo. 

Siempre priorizar que sea un suplemento que el organismo pueda aprovechar, teniendo en cuenta que en nuestro sistema digestivo se encuentran diversos inhibidores de estos minerales, generando la pérdida de las funciones del mismo.

 El magnesio Quelat, permite la protección del mineral, generando una absorción mayor del mismo y potenciando sus efectos.

¿Cuáles son los síntomas de que me hace falta magnesio?

La mayoría de las personas con deficiencia de magnesio no son diagnosticadas, porque los niveles de magnesio en la sangre no reflejan con precisión cuánto de este se almacena realmente en las células.

Además hay que mencionar que las señales de que los niveles de magnesio son bajos solo se vuelven evidentes cuando se tiene una deficiencia.

Los síntomas incluyen debilidad, pérdida de apetito, fatiga, náuseas y vómitos.

Pero los síntomas que presentes y su gravedad dependerán de cuán bajos sean tus niveles de magnesio.

Si no se controla, una deficiencia de magnesio se asocia con un mayor riesgo de ciertas enfermedades crónicas, incluidas las enfermedades cardiovasculares, la osteoporosis, la diabetes tipo 2, la migraña y la enfermedad de Alzheimer.

Si bien cualquiera puede desarrollar una deficiencia de magnesio, ciertos grupos corren más riesgo que otros, incluidos niños y adolescentes, personas mayores y mujeres posmenopáusicas.

Trastornos como la enfermedad celíaca y la enfermedad inflamatoria intestinal, que dificultan que el cuerpo absorba los nutrientes, pueden hacerlo más propenso a la deficiencia de magnesio, incluso con una dieta saludable.

Las personas con diabetes tipo 2 y los alcohólicos también tienen más probabilidades de tener niveles bajos de magnesio.

Además, la gran mayoría de las personas en los países desarrollados corren el riesgo de tener una deficiencia de magnesio debido a enfermedades crónicas, ciertos medicamentos recetados (como diuréticos y antibióticos, que reducen los niveles del mineral), la disminución del contenido de magnesio en los cultivos y las dietas ricas en alimentos procesados.

¿Cómo incorporar el magnesio a la dieta?

Con los muchos problemas que pueden ocurrir debido a los bajos niveles de magnesio, es importante asegurarse de obtener suficiente en tu dieta.

La cantidad recomendada de magnesio que una persona debe aspirar a consumir diariamente dependerá de su edad y estado de salud.

Pero, en general, los hombres de 19 a 51 años deben consumir entre 400 y 420 mg al día, mientras que las mujeres en esa franja de edad deben consumir entre 310 y 320 mg.

Aunque las frutas y verduras ahora contienen menos magnesio que hace 50 años, y el procesamiento elimina alrededor del 80% de este mineral de los alimentos, aún es posible obtener todo el magnesio que necesitas en tu dieta si lo planificas cuidadosamente.

Los alimentos como las nueces, las semillas, los cereales integrales, las legumbres, las verduras de hoja verde (como la col rizada o el brócoli), la leche, el yogur y los alimentos enriquecidos contienen mucho magnesio.

Sin embargo, al ser alimentos que contienen gran cantidad de fitatos en su composición (activo inhibidor de muchos minerales), la disponibilidad del magnesio baja. 

Por ello será clave realizar las correctas prácticas culinarias sobre los alimentos (como remojo, activación, combinación), como también la correcta suplementación con magnesio de forma Quelat.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias