martes 31 de enero de 2023 - Edición Nº106

Nutrición | 25 ene 2023

Edulcorantes; ¿mito o realidad?

¿El uso de edulcorantes artificiales como sustitutos del azúcar es una herramienta óptima para perder peso?

Para mantener el sabor dulce de los alimentos y bebidas y reducir el contenido calórico, muchas personas optan por reemplazar los productos azucarados en su dieta por opciones que contienen edulcorantes no calóricos. Este cambio en la elección de la dieta va acompañado de un número creciente de consultas a los profesionales de la salud sobre los efectos que los edulcorantes no calóricos pueden tener sobre el peso corporal y salud.


Por: Médicos Consultores

La nutrición juega un papel esencial en los procesos celulares normales y es necesaria para la supervivencia de todos los organismos vivos. La comida, sin embargo, también puede ser percibida como un mal necesario en individuos selectos que tienen alergias, intolerancias y ciertas enfermedades alimentarias.

La obesidad es un importante problema de salud pública que se ha vuelto cada vez más frecuente en las últimas décadas. Los estudios sugieren que la obesidad es una consecuencia de numerosos factores internos del huésped y factores ambientales, incluida la genética, el consumo de alimentos ricos en energía que son predominantemente altos en grasa y azúcar, la inactividad física y las alteraciones en el microbioma del huésped.

 

El edulcorante artificial (EA) se desarrolló originalmente como un sustituto del azúcar basado en la premisa de que el uso de estos productos conduciría a una disminución de la ingesta calórica, mejoraría la resistencia a la insulina y, en última instancia, daría como resultado la pérdida de peso.

EA es bajo en calorías y no son metabolizados por el huésped o activan los receptores de sabor dulce en cantidades tan pequeñas que las calorías asociadas son insignificantes. A pesar de los beneficios previstos y teóricos, hay una cantidad significativa de datos que sugieren que el consumo de EA tiene un impacto negativo en el microbioma del huésped, el eje intestino-cerebro, la homeostasis de la glucosa, el consumo de energía y la adiposidad corporal.

La adición de EA a alimentos o líquidos sin azúcar mejora la palatabilidad y promueve un mayor consumo calórico tanto en animales como en humanos. Diversos estudios confirman que, a pesar de la premisa de que EA debería promover la pérdida de peso, no parece reducir la ingesta calórica general.

Numerosos trabajos han demostrado una asociación positiva entre EA y aumento del índice de masa corporal (IMC) de forma dependiente de la dosis. Se demostró que el consumo materno de bebidas endulzadas artificialmente durante el embarazo se asoció con un mayor IMC infantil y un riesgo 2 veces mayor de tener sobrepeso al año de edad.

El uso a largo plazo de EA también está asociado con el aumento de peso, como se ilustra en un estudio de 1454 participantes con una mediana de seguimiento de 10 años. En este trabajo, los participantes que consumían EA tenían un IMC y una circunferencia de la cintura significativamente mayores en comparación con los no usuarios de EA.

Pero no es solo eso, más allá del impacto que puedan tener los edulcorantes en el peso corporal, tiene otros efectos en el organismos los cuales no serían beneficiosos para nuestra salud. 

El edulcorante tiene un umbral de dulzor muy alto, lo cual genera cierta necesidad en nuestro paladar de cada vez necesitar más dulce. El sabor natural de los alimentos no suele ser suficiente para cubrir esa necesidad tan alta que genera el constante consumo de edulcorantes. 

Por otro lado, interfiere en en el crecimiento de las bacterias beneficiosas del intestino, es decir, genera una desregulación de nuestra microbiota intestinal.

En síntesis, a pesar de las afirmaciones de marketing que sugieren que los EA son una mejor alternativa al azúcar, los estudios de investigación sugieren que estas sustancias no son una herramienta adecuada para ayudar a perder peso de una manera saludable.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias