martes 31 de enero de 2023 - Edición Nº106

Salud Publica | 6 ene 2023

Prevención y tratamiento

Osteoporosis y nutrición; Calcio, Vitamina D y K2

La osteoporosis es una enfermedad metabólica, y un preocupante problema de salud pública mundial que está infradiagnosticado e infratratado.


Por: Basada en nota de IntraMed

La osteoporosis es una enfermedad metabólica caracterizada por una masa ósea baja y un deterioro de la microarquitectura del tejido óseo, lo que conduce a una resistencia mineral reducida y un mayor riesgo de fracturas de baja energía o por fragilidad.

En todo el mundo, se estima que la osteoporosis afecta a 200 millones de mujeres, y 1 de cada 3 mujeres mayores de 50 años experimentará fracturas relacionadas con la enfermedad, al igual que 1 de cada 5 hombres mayores de 50 años. Las fracturas relacionadas más comunes son las de las vértebras (columna), el fémur proximal (cadera) y el antebrazo distal (muñeca).

La osteoporosis tiene muchas etiologías; la causa más común es la pérdida ósea relacionada con la deficiencia de estrógenos, como la que ocurre después de la menopausia. 

El sistema esquelético proporciona soporte estructural para el cuerpo y almacenamiento de dos minerales esenciales, calcio y fósforo.

La masa ósea individual alcanza un pico entre los 25 y los 30 años y comienza a declinar alrededor de los 40.

> Detección de osteoporosis

La decisión de realizar una evaluación de la densidad ósea debe basarse en el perfil de riesgo de fractura del paciente y la evaluación de la salud esquelética. Independientemente de los factores de riesgo clínico, las mujeres de 65 años o más y los hombres de 70 años o más deben someterse a pruebas de densidad mineral ósea (DMO).

Se debe considerar la evaluación de la densidad ósea en mujeres posmenopáusicas más jóvenes, mujeres en la transición a la menopausia y hombres de 50 a 69 años con factores de riesgo clínico de fractura. Además, las personas que tienen una fractura a la edad de 50 años o más y aquellas con condiciones que predisponen a una baja masa ósea o pérdida ósea (artritis reumatoide) o que toman medicamentos (glucocorticoides crónicos) deben ser consideradas para la evaluación de la densidad ósea.

Tratamientos:

> Nutrición

La salud ósea óptima requiere una combinación de carga mecánica y una ingesta adecuada de macronutrientes y micronutrientes.

Los nutrientes más importantes son el calcio, la vitamina D y K2 y las proteínas. El calcio es importante para la fase de formación de la remodelación ósea.

La vitamina D generada a partir de la luz solar, los alimentos o los suplementos, se convierte en el hígado en 25-hidroxi vitamina D que sirve como sustrato para la 1,25-dihidroxivitamina D, un regulador clave de la absorción intestinal activa de calcio. Las cantidades óptimas de ingesta de calcio y vitamina D seran clave tanto en la prevención como el tratamiento de la enfermedad.

En cuanto a la vitamina D se recomienda una toma de 100.000 UI mes, que se puede incorporar en ampollas de una sola toma, o cápsulas diarias de 4000 UI, presentes en Nutri100 D3.

La ingesta recomendada de calcio es 1200 mg diarios, y será ideal aportarlo en forma quelatada (Citratao Malato).

La deficiencia de vitamina K2 o menaquinona puede llevar a la pérdida de calcio en los huesos y la reducción de la calidad del hueso. Las poblaciones que consumen una cantidad significativa de los recursos naturales de vitamina K2 tienen huesos más fuertes y saludables. Se recomienda un aporte de 45 mcg diarios, presentes en CADOS Vitamina k2 natural (menaquinona-7).

> Ejercicio|

Aunque el efecto beneficioso de la actividad física sobre la densidad ósea es pequeño, se asocia con un menor riesgo de fracturas de cadera en mujeres mayores y un menor riesgo de caídas al mejorar la fuerza muscular, el equilibrio y la movilidad. Las personas con osteoporosis (o que buscan prevenirla) deben hacer ejercicio durante al menos 30 minutos 3 veces por semana.

> Prevención de Caídas

Dado que la mayoría de las fracturas relacionadas con la osteoporosis se deben a caídas, se deben abordar los factores de riesgo. Dentro de los mismos se incluyen antecedentes personales de caídas, debilidad muscular, inestabilidad de la marcha, medicamentos (p. ej., analgésicos narcóticos, anticonvulsivos, benzodiazepinas y antidepresivos), peligros domésticos y deficiencias visuales.

En conclusión, la osteoporosis es un problema de salud pública mundial que está infradiagnosticada e infratratada. Las fracturas por fragilidad de la columna vertebral y la cadera pueden provocar dolor crónico, depresión, discapacidad y la muerte. Las mediciones DXA centrales son el estándar de oro para la evaluación de la DMO.

Deben identificarse y tratarse las causas secundarias y los factores de riesgo de la pérdida ósea. Tanto para la prevención como el tratamiento  será clave la complementación de Calcio, vitamina D Y K2. Parte del tratamiento también incluirá a los agentes farmacológicos (Bifosfonatos), junto con una dieta bien balanceada, suplementación, ejercicio, abandono del hábito de fumar y prevención de caídas en todos los pacientes con alto riesgo de fractura.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias