martes 31 de enero de 2023 - Edición Nº106

Prevención | 2 dic 2022

Cuasas y tratamiento

Deficiencia de ácido fólico y su impacto en la salud cerebral

Un problema de salud pública para el que la educación sanitaria es vital.


Por: Basada en nota de IntraMed

El folato es una vitamina hidrosoluble esencial, presente de forma natural en los alimentos, especialmente en las frutas, las verduras de hoja verde y el hígado.

El ácido fólico es la forma sintetizada de folato presente en alimentos y suplementos fortificados y tiene mayor biodisponibilidad que el folato natural. En EE. UU. se ha agregado folato a los cereales para prevenir discapacidades congénitas, en especial defectos del tubo neural, ya que es necesario para la formación de varias coenzimas en muchos sistemas metabólicos, en particular para la síntesis de purinas, pirimidinas y nucleoproteínas, y el mantenimiento de la eritropoyesis.

El folato, como la vitamina B12, es un proveedor de residuos de 1 carbono para la síntesis de ADN y ARN. La forma potente de ácido fólico es el tetrahidrofolato. Algunas de las últimas investigaciones revelan que debido a la deficiencia de ácido fólico:

1. Puede haber un vínculo entre la homocisteína elevada (un marcador de mayor riesgo de arteriosclerosis) y la deficiencia de folato.

2. Al corregir la hiperhomocisteinemia con ácido fólico puede haber una disminución del riesgo de accidente cerebrovascular pero no de eventos cardíacos adversos

3. Los suplementos de ácido fólico durante el embarazo reducen la incidencia de defectos del tubo neural.

4. La falta de ácido fólico durante el embarazo puede aumentar el riesgo de discapacidades congénitas y autismo asociados con la diabetes.

5. El ácido fólico materno durante el embarazo puede reducir el riesgo de leucemia infantil.

 

Deficiencias

La deficiencia de ácido fólico puede surgir por múltiples causas, incluida una ingesta dietética inadecuada. El calentamiento durante la cocción destruye el ácido fólico. El folato se absorbe en el yeyuno mediante mecanismos de transporte activo y pasivo, a través de la pared intestinal. Por lo tanto, enfermedades como la enfermedad celíaca, la enfermedad tropical, el síndrome del intestino corto, la amiloidosis, el bypass gástrico o la insuficiencia vascular mesentérica pueden inhibir la absorción de folato y provocar su deficiencia. El pH elevado, como ocurre en la aclorhidria, también puede conducir a una mala absorción del folato.

Fármacos como el metotrexato, la fenitoína, sulfasalazina y trimetoprima pueden antagonizar la utilización del folato, inhibir su absorción o, en la deficiencia de folato convertirlo a su forma activa.

Las deficiencias congénitas de las enzimas requeridas en el metabolismo del folato pueden conducir a su deficiencia. La deficiencia de ácido fólico puede ocurrir después de la deficiencia de vitamina B-12 debido a un deterioro de la metionina sintasa que da como resultado la captura de folato como metiltetrahidrofolato, por lo que el metileno THFA se acumula en el suero, provocando el fenómeno de captura de folato con aumento de su excreción urinaria.

El alcoholismo es una causa importante de deficiencia de folato. El embarazo, la anemia hemolítica y la diálisis también pueden provocarla.

Los pacientes evaluados por deficiencia de ácido fólico también deben ser evaluados por deficiencia de vitamina B12, ya que ambos causan anemia macrocítica.

Las pruebas de laboratorio iniciales deben incluir un hemograma completo y un frotis de sangre periférica.

Los análisis de laboratorio en la deficiencia de ácido fólico revelan anemia, que se manifiesta como una disminución de los niveles de hemoglobina y hematocrito. El volumen corpuscular medio aumenta a un nivel >100 compatible con un diagnóstico de anemia macrocítica. Por otra parte, un frotis puede mostrar glóbulos rojos macrocíticos y/o megaloblastos y neutrófilos hipersegmentados.

Se deben determinar los niveles séricos de vitamina B12 y folato, ya que puede ayudar a diferenciar entre ambas deficiencias. En general, los niveles de folato sérico <2 ng/ml se consideran deficientes, mientras que los niveles >4 ng/ml se consideran normales. Los niveles entre 2 y 4 ng/m justifican más confirmación mediante la medición de los niveles de ácido metilmalónico y homocisteína.

La deficiencia de folato se puede confirmar en presencia de un nivel normal de B12 y ácido metilmalónico, y niveles elevados de homocisteína, mientras que la deficiencia de vitamina B12 se puede confirmar si hay niveles elevados de ácido metilmalónico y homocisteína y niveles bajos de B12. Los niveles de folato en los glóbulos rojos son un índice muy útil de las reservas corporales y pueden ayudar a conocer la duración de la deficiencia.

Para evaluar la vitamina B12 o la deficiencia de folato no es necesario evaluar la médula ósea, pero si se realiza por otras razones en pacientes con deficiencia de folato, puede mostrar hipercelularidad con hiperplasia de las células eritroides megaloblásticas. Las deficiencias futuras se pueden prevenir identificando y tratando la causa subyacente.

Tratamiento

A todos los pacientes con deficiencia de folato se les debe ofrecer ácido fólico suplementario para corregir de la deficiencia.

Por lo general,1-5 mg/día de ácido fólico oral es suficiente para tratar la deficiencia de folato. Para los pacientes que no pueden tolerar medicamentos orales se pueden usar formulaciones intravenosas, subcutáneas o intramusculares de ácido fólico.

El ácido folínico (también denominado leucovorina), una forma reducida de folato se usa principalmente para prevenir la toxicidad del metotrexato. La duración de la terapia depende de la persistencia o no de la causa de la deficiencia inicial.

Los pacientes con síndromes de malabsorción o del intestino corto suelen requerir un tratamiento prolongado. En aquellos con una deficiencia concomitante de vitamina B12, también es muy importante reponer la vitamina B12.

El tratamiento con folato por sí solo no mejora los síntomas y signos neurológicos provocados por la deficiencia de vitamina B12 que, si no se trata, probablemente progrese y cause daño neurológico permanente. Todos los pacientes deben ser alentados a seguir una dieta rica en frutas y verduras.

Recomendaciones

Se debe recomendar a los pacientes con deficiencia de ácido fólico que consuman una dieta rica en frutas y verduras de hoja verde. La suplementación con 1 mg/día de ácido fólico suele ser suficiente para prevenir su deficiencia en ciertas poblaciones de pacientes de alto riesgo (cirugía bariátrica, desnutrición, consumo crónico de alcohol, anemia hemolítica crónica y condiciones con un recambio celular elevado).

Se recomienda enfáticamente que las mujeres en edad fértil coman alimentos ricos en folato y reciban al menos 0,4 mg/día de ácido fólico suplementario para prevenir complicaciones relacionadas con el embarazo y las anomalías fetales, incluidos los defectos del tubo neural.

No está indicada la suplementación rutinaria de ácido fólico que no sean las condiciones mencionadas anteriormente.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias