domingo 27 de noviembre de 2022 - Edición Nº41

Información General | 9 nov 2022

¿Sufres trastornos del sueño?

El mal descanso y sus riesgos en la salud

Semanalmente identificamos un término de búsqueda frecuente, analizamos qué causó su popularidad y presentamos una infografía relacionada. Si tiene una sugerencia sobre cuál es la Tendencia Clínica destacada y por qué compártala con nosotros en Twitter o Facebook.


Por: Basada en nota de Medscape

Con el aumento de los trastornos del sueño durante la pandemia, los nuevos descubrimientos sobre los efectos perjudiciales para la salud, potencialmente graves, están suscitando una preocupación aún mayor que la habitual. Es difícil determinar el número exacto de horas de sueño necesarias para gozar de buena salud, pero un estudio reciente del Reino Unido y Francia indica un posible umbral.

En un estudio reciente se descubió que los individuos que dormían menos de 5 horas tenían un riesgo 30% mayor de desarollar múltiples enfermedades crónicasque los que dormían 7 horas o más.

En el estudio, casi 8.000 funcionarios del Reino Unido informaron sobre su cantidad de sueño nocturno cada 4 a 5 años durante los siguientes 25 años, a partir de los 50 años. Los participantes en el estudio no padecían enfermedades crónicas a los 50 años y eran en su mayoría hombres (67,5%) y blancos (90%). La investigación demostró que el aumento de 30% en el riesgo de padecer enfermedades crónicas entre los que dormían ≤ 5 horas a los 50 años (hazard ratio [HR]: 1,30; intervalo de confianza de 95% [IC 95%]: 1,12 a 1,50; p < 0,001) aumentó a 32% a los 60 años (HR: 1,32; IC 95%: 1,13 a 1,55; p < 0,001) y a 40% a los 70 años (HR: 1,40; IC 95%: 1,16 a 1,68; p < 0,001). Las enfermedades crónicas para las que aumentaba el riesgo incluían diabetes, cáncer, arteriopatía coronaria, ictus, insuficiencia cardiaca, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, nefropatía crónica, enfermedad hepática, depresión, demencia, enfermedad de Parkinson y artritis.

Hallazgos como éste son los que han animado a la American Heart Association (AHA) a incluir la duración del sueño como "un componente esencial para la salud ideal del corazón y el cerebro" en su lista de comprobación actualizada, ahora llamada Life's Essential 8. En un estudio se compararon cuatro versiones de lo que antes se llamaba la lista de comprobación Life's Simple 7, que incluía el sueño en relación con el riesgo de enfermedad cardiovascular. Los participantes en el estudio que obtuvieron la puntuación más alta en las listas de comprobación de la salud cardiovascular que incluían el sueño tenían un riesgo de enfermedad cardiovascular hasta 47% más bajo. Dormir 7 horas o más pero menos de 9 horas por noche se consideraba "ideal", según el estudio. "Nuestro estudio es el primero en demostrar que las métricas del sueño añaden un valor predictivo independiente para los eventos de enfermedad cardiovascular por encima de las siete métricas de salud cardiovascular originales", dijo a Medscape Noticias Médicas la autora principal, Nour Makarem, Ph. D.

Recientemente también se han observado asociaciones negativas con el exceso de sueño. Los resultados de un estudio basado en la población de casi 2.000 adultos mayores mostraron que el riesgo de demencia era 69% mayor en los que dormían más de 8 horas diarias frente a 7 a 8 horas diarias. Además, los resultados mostraron que el riesgo era dos veces mayor para los que se acostaban antes de las 9 de la noche frente a los que lo hacían a las 10 o más tarde. Las asociaciones fueron más pronunciadas en las personas de 60 a 74 años y en los hombres. Cada hora de adelanto en la hora de acostarse se asoció con 25% más de riesgo de demencia (IC 95%: 1,03 a 1,53). Cada hora de adelanto en la hora de acostarse y en la mitad del sueño se asoció con un hazard ratio ajustado de 1,27 (IC 95%: 1,01 a 1,59) y 1,49 (IC 95%: 1,05 a 2,12), respectivamente.

La búsqueda de más y mejor sueño ha dado lugar a diversas intervenciones. En un estudio reciente se descubrió que una manta con peso de aproximadamente 12% del peso corporal provocaba la liberación de mayores concentraciones de melatonina, en comparación con una manta más ligera de solo 2,4% del peso corporal. El pequeño estudio cruzado en laboratorio mostró que el uso de una manta con peso aumentaba aproximadamente 30% la melatonina en la saliva. En el estudio participaron un total de 26 voluntarios sanos, 15 hombres y 11 mujeres, ninguno de los cuales tenía problemas de sueño. Se pusieron a prueba dos noches: una en la que se utilizó la manta con peso y la segunda en la que se utilizó la manta más ligera. En las noches de prueba, las luces se atenuaron entre las 21 y las 23 horas, y los participantes utilizaron una manta con peso que cubría las extremidades, el abdomen y el pecho 1 hora antes y durante las 8 horas de sueño. El aumento medio de las concentraciones de melatonina salival fue mayor en las condiciones de manta con peso: 6,6 pg/ml en comparación con 5,0 pg/ml durante la sesión de manta más ligera (p = 0,011). La oxitocina aumentó en unos 315 pg/ml inicialmente, pero esto fue solo transitorio. Con el tiempo, no se observó ninguna diferencia significativa en los niveles de oxitocina entre las dos condiciones de uso de manta.

Desde las investigaciones sobre las formas de obtener un descanso de calidad hasta los nuevos descubrimientos que indican lo importante que puede ser para evitar ciertos trastornos de la salud, las noticias sobre el sueño se han convertido en la Tendencia clínica de esta semana.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias