domingo 27 de noviembre de 2022 - Edición Nº41

Nutrición | 9 nov 2022

EPIDEMIA DE OBESIDAD EN ADOLESCENTES

Obesidad: nueve consejos claves

La obesidad alcanzó proporciones epidémicas a nivel mundial, y particularmente en el grupo de adolescentes. Especialistas coinciden en que las claves se encuentran en el diagnostico de las causas, cambios de habitos de vida, alimentación completa y en primera instancia nutrientes con evidencia, que han mostrado buenos resultados. En esta nota hacemos un repaso completo.


Dietas de moda, anfetaminas y sus derivados, medicamentos varios, algunos aprobados y muchos prohibidos, fórmulas mágicas, tratamientos milagrosos, circulan por las redes sociales y de boca en boca para combatir la obesidad y el sobrepeso, y casi todos terminan en fracasos y deprimen a quien los utilizó.

Las 9 claves que se deben considerar en el enfoque terapéutico de la Obesidad y Sobrepeso


1- Consulta con el médico

Todo comienza por la consulta con el médico para hacer un control clínico, estudios preventivos, conocer el estado de salud en general y poder identificar las causas predominantes de la obesidad, indico el Dr. Milton Dan, Máster en nutrición.  

2- Evitar la vida sedentaria

Necesitamos dejar de lado la vida sedentaria, y en los adolescentes cada vez es un factor que tiene mayor incidencia.
Buscar alguna actividad deportiva en la cual se logre disfrutar, para sumar a su rutina, caminar lo más que se pueda, tratando de lograr mínimo una hora por día.

Antes de comenzar con alguna actividad es importante el control médico previo. 

 

3- Alimentación completa y equilibrada

“No saltear comidas, desayunar bien, y en lo posible que no falten en esa primera comida del día frutas y lácteos”, aconsejó el especialista, y aclaro “implementar estrategias de ayuno intermitente, o dietas específicas, pueden ser de utilidad en casos específicos, para ello es clave la supervisión profesional”

Tomarse el tiempo para cada comida.
El almuerzo debe incluir abundantes verduras y si se van a comer alimentos con harinas, preferentemente que sean a partir de granos enteros.

La merienda es una buena oportunidad para incluir frutas, y en la cena es conveniente incluir proteínas, preferentemente de pescado idealmente acompañadas por verduras.


 

El Dr. Dan agrego “No es necesario prohibir alimentos, simplemente mantener alejados aquellos que generen compulsión. Con el caso de los hidratos de carbono, existen herramientas para mejorar la respuesta metabólica a su ingesta desde la generación del denominado “Almidón resistente” enfriando previamente la comida rica en harinas, acompañando de fibra el plato, también es factible agregar a la alimentación un ingrediente nutricional con acción inhibitoria de la absorción del almidón y azucares como el complemento Satial.

“Satial es un inhibidor de la asimilación de almidón, para disminuir el índice glucémico de los alimentos”, recomendó. Y agregó: “La Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos (FDA) llevó a cabo una extensa revisión de los datos clínicos e información de este suplemento que reduce la digestión enzimática de almidón presente en los alimentos, confirmando su eficacia y aprobando los claims de uso y seguridad”.

 

4- Aumentar el consumo de frutas y verduras

Las verduras y las frutas ayudan a saciar con poco aporte de calorías, la ideal no es sólo sumarlas a la alimentación diaria, sino que reemplacen el exceso de alimentos ultraprocesados y con exceso de azúcar.

Es importante remarcar que solo el 6% de la población en Argentina se encuentra cumpliendo  el aporte recomendado de frutas y verduras, de acuerdo a datos de la última encuesta Nacional de Factores de Riesgo.  

 

5- Agua, un aliado fundamental

A la conocida recomendación de consumir un mínimo de dos litros de líquidos diarios, el Dr. Carlos Graschinsky médico endocrinólogo  sumó “beber un vaso de agua antes de las comidas, ya que tiene efecto saciante y ayuda a controlar el apetito”.

“Es preferible tomar agua y no bebidas con edulcorantes porque éstas, aunque pueden no tener calorías, envían al cerebro ‘señales’ que pueden desencadenar en que el organismo ‘pida’ más dulces”, destacó el endocrinólogo.

 

6- Control del tamaño de las porciones

Las porciones deben ser medianas, no exageradas, ni tampoco excesivamente pequeñas. Un buen tip para orientarse podrá ser “servir medio plato de lo que habitualmente se comía y en lo posible utilizar platos no muy grandes”.

 

7- Que no falten nutrientes

“En la alimentación moderna tienden a faltar nutrientes -remarcó Graschinsky-. Un ejemplo es el selenio, clave en nuestro sistema de inmunidad, cuya carencia disminuye las defensas ante una agresión viral o bacteriana, y puede fomentar la aparición de la Enfermedad de Hashimoto, que es una inflamación de origen autoinmune de la glándula tiroides, y la principal causa de hipotiroidismo, patología que entre muchos otros signos y síntomas, tiende a enlentecer el metabolismo y ser responsable en algunos casos del exceso de peso”.

 

El selenio se aporta con la alimentación y está presente en mariscos, carne y verduras como principales fuentes, pero al disminuir el selenio de la tierra por los cultivos intensivos, las carnes y verduras aportan mucho menos de este mineral y su déficit es muy frecuente en la población.

"En las guías modernas de alimentación saludable, se tiende a recomendar la suplementación de selenio, pero de la misma forma que está en los alimentos, Quelat -precisó el especialista-. Esta recomendación se repite con todos los minerales cuando se necesita suplementar la alimentación, ya que los suplementos que contienen sales inorgánicas tienden a no cumplir la misma acción que los alimentos, o de los suplementos que los incluyen en su forma Quelat".


8- Dormir bien

Se necesita dormir más de siete horas diarias, no hacerlo puede provocar estrés, que predispone a diferentes cuadros patológicos, entre ellos alteraciones del metabolismo.


9- Actitud positiva

“No darle al peso más importancia de la que tiene, es saludable mantener el peso adecuado, pero no debe ser el foco de todas las conversaciones y no debe cambiar el estado de ánimo”, recomendó el endocrinólogo. Tener una actitud positiva es clave para mantenerse saludable y con una actitud positiva.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias